Palmas para el Señor

Por Dorothy D. Warner

Liahona Abril de 1999

Al domingo antes de la Pascua se le llama muchas veces domingo de palmas, como recordatorio de la entrada triunfal que hizo Jesucristo en Jerusalén para celebrar la Pascua. Al entrar a la ciudad montando en un pollino, los de la multitud tendían hojas de palma a lo largo del camino por donde pasaba Jesús (véase Mateo 21:6-11).

Muchas personas piensan que se utilizaron las palmas porque había muchas palmeras en esa parte del mundo, pero hubo otra razón para ello. La palma era símbolo de Judea y estaba grabada en las monedas del pais como símbolo de una de las riquezas de la nación. Cuando Jesús entro en Jerusalén, los arboles estaban en flor, por lo tanto al cubrir el camino con las palmas, la gente ofrecía un símbolo de gran valor y de lujo.

Sin embargo, las palmas eran también un símbolo de necesidad. Para los judíos las ramas de las palmeras representaban un don de Dios debido a la cantidad de usos que tenían en la vida de la gente.

Las palmeras eran tan importantes que cuando los países de esa zona se levantaban en guerra, cortaban las ramas de las palmeras del enemigo, causándole así la perdida de alimento y la privación de otras cosas de primera necesidad.

Existe una gran variedad de palmeras cuya altura varía desde tres metros hasta más de treinta metros. Las palmeras de dátiles, como su nombre lo dice, da dátiles. El cocotero produce cocos y leche de coco. La savia de las palmeras de azúcar se secaba, se molía y se refinaba hasta convertirla en azúcar fina. También se podían hervir hojas y comerlas como vegetal. El tronco de la palmera de sagú se molía hasta convertirlo en harina con lo que hacia panes sin levadura.

Las palmeras no tienen casi ninguna parte que no se utilice para algo. Con la fibra más burda (tosca) se hacían escobas, alfombrillas y canastos; la fibra más fina se utilizaba para hacer hilo para coser; con la fibra más gruesa se hacían cuerdas fuertes; y con el aceite se hacían jabones y manteca (mantequilla).

Con la cascara de los cocos se hacían tazones, utensilios de cocina y hasta instrumentos. La madera de algunas palmeras no se pudre fácilmente y por lo tanto era excelente para fabricar barcas.

Las semillas de las palmas se hervían para hacer bebidas medicinales o se secaban y se comían como nueces. Si se dejaban secar durante largo tiempo, se endurecían y se ponían transparentes, y se usaban como cuentas para hacer collares, alhajas, etc.

Las flores amarillentas de las palmeras se utilizaba para hacer perfume y las mujeres las usaban para los tocados. Por consiguiente, el tender palmas a los pies de Jesús, le demostraron su amor y lo honraron al cubrir Su camino con algo que era muy importante para ellos.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: