Honestidad

La Honestidad, es aquella cualidad humana por la que los individuos se determinan a elegir actuar siempre con base en la verdad y en la justicia (dando a cada quien lo que es justo, incluidos ellos mismos).

 FICCIÓN

Hagamos un trato por T. S. Hettinger

Josefina miró la mesa de la cocina cubierta de platos sucios, tratando de decidir por dónde comenzar. “Resulta difícil creer que nuestras vacaciones escolares casi han terminado”, dijo con un suspiro mientras comenzaba a apilar los platos. “Sé a lo que te refieres”, dijo Teresa. “Es nuestra última semana de vacaciones y todavía no hemos ido al nuevo parque acuático. ¿Crees que mamá nos llevará si se lo pedimos?” “Quizás”, respondió Josefina mientras llevaba los platos al fregadero. “Pero sé que mamá está muy ocupada esta semana, y hemos hecho un buen número de cosas divertidas durante las vacaciones. Simplemente no fuimos al parque acuático”. Teresa acompañó de nuevo a Josefina a la mesa. Vio cómo su hermana recogía los vasos y los cubiertos. “Sí, si es que a pasar todo el día en el coche para ir a una reunión familiar le llamas diversión”, murmuró. “Fue divertido”, dijo Josefina. “Estás de mal genio”. Recogió cuatro vasos y se dirigió de nuevo al fregadero, y Teresa y la siguió. “Estuvo bien”, dijo Teresa, “pero apuesto a que somos las únicas de toda la escuela que no han ido al parque acuático”.

 

A punto de perder la paciencia, Josefina se volvió a Teresa. “¿Quieres hacer el favor de dejar de quejarte y ayudarme con los platos?” Teresa puso cara de burla y comenzó a llenar el fregadero justo cuando entraba su madre. “Gracias por lavar los platos”, dijo su madre. “Agradezco todo el trabajo que hacen las dos”. “No hay de qué, mamá”, dijo Josefina con una sonrisa. “Sí”, asintió Teresa. “Ahora mismo estábamos hablando de que es una lástima que nunca hayamos ido al nuevo parque acuático”. “Es una pena”, dijo mamá. Vaciló por un momento y luego dijo: “Les propongo un trato. Tengo que hacer algunos mandados mañana por la mañana. Si ustedes dos limpian sus dormitorios mientras estoy fuera, compraré entradas para el parque acuático y podremos ir cuando regrese a casa”. “¡Sería fantástico!”, exclamó Teresa. “Trato hecho”, dijo Josefina. A la mañana siguiente, Josefina brincó de la cama. Su madre ya se había ido. “Buenos días”, dijo, para saludar a su abuela. “Buenos días. ¿Estás lista para el desayuno?”, preguntó la abuela. Josefina asintió. “Teresa y yo vamos a limpiar nuestros cuartos y entonces mamá nos va a llevar al nuevo parque acuático”. “Eso es lo que ella me dijo”, dijo la abuela. “¿Harías el favor de despertar a Teresa?” “¿Por qué tanta prisa?”, se quejó Teresa cuando Josefina intentaba convencerla para que se levantara. “Tenemos que desayunar y comenzar a limpiar”. “No es cierto.

 

Ya oíste lo que dijo mamá. Ella va a comprar las entradas mientras está fuera, y después de haberlas comprado no podrá decir que no podemos ir. Así que en realidad no tenemos que limpiar nuestros cuartos”. Josefina frunció el ceño. “Pero hicimos un trato”. “Si tan preocupada éstas, limpia tu cuarto. Dile a la abuela que desayunaré más tarde. Ahora tengo que dormir”. Josefina caminó penosamente de regreso a la cocina. “¿Pasa algo malo?”, preguntó la abuela. “Teresa dice que no va a limpiar; piensa que mamá nos dejará ir aun cuando no limpiemos nuestros cuartos”, explicó Josefina. “¿Y tú qué piensas?”, preguntó la abuela. “Dijimos que limpiaríamos nuestros cuartos”, dijo Josefina, “y eso es lo que voy a hacer”. “Bien”, dijo la abuela, “has tomado tu decisión y tendrás que dejar que Teresa tome la suya. A veces queremos tomar decisiones por otras personas, pero no podemos”. Después de desayunar, Josefina se fue a su cuarto. Decidió comenzar por retirar todo del suelo. Al principio estaba enfadada con Teresa por no limpiar, pero al rato sus pensamientos se volvieron a la tarea que estaba haciendo. Cuando su madre volvió a casa, Josefina estaba organizando los libros de una estantería.”¿Dónde está tu hermana?”, preguntó su madre. “Viendo la televisión”, respondió Josefina. “¿No está limpiando?” Josefina negó con la cabeza. Justo entonces Teresa apareció por la puerta. “Hola, mamá”, dijo con voz alegre. “¿Compraste las entradas?” “Sí”, dijo su madre. “¿Limpiaste?” “Estaba a punto de hacerlo”. Su madre movió la cabeza y dijo: “No te preocupes por ello”. Teresa miró a Josefina y lanzó una sonrisa de “ya te lo dije”, pero ésta desapareció cuando la mamá añadió: “Puedes limpiar mientras Josefina y yo estamos en el parque acuático”. Teresa se quedó boquiabierta. “¿Qué quieres decir?” “No cumpliste tu parte del trato, así que no puedes ir con nosotras”. Teresa no lo podía creer. “Pero, ¿no compraste mi entrada?” “Compré entradas para las niñas que guardan sus promesas. ¿Guardaste tu promesa?” Teresa agachó la cabeza. “No”. “¿Por qué no?” “Creí que me dejarías ir de todos modos”. “Tomaste una decisión y ahora tendrás que aceptar las consecuencias”. Las lágrimas comenzaron a rodar por el rostro de Teresa. “No es justo”. Su madre la abrazó. “Sé que no es lo que deseas”, dijo, “pero sí es justo”. Teresa se quedó mirando a su madre y a Josefina cuando se fueron. “Realmente quería ir”, dijo. Su abuela asintió. “Tomaste una mala decisión. Lo que debes hacer es aprender del error. Si tu madre te hubiera llevado al parque acuático, habrías pensado que está bien hacer promesas que no tienes intención de guardar, y no es así. ¿Puedes comprender eso?” “Creo que sí”. “Ahora, yo tengo un trato para ti, si te interesa”. “¿De qué se trata?”, preguntó Teresa con interés. “Si vas a limpiar tu cuarto, cuando termines, haremos galletas para la familia”. “Trato hecho”, dijo Teresa dirigiéndose al cuarto. “Y esta vez va en serio”.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: